La enfermedad listopática no detuvo a este chico