Así surgió el equipo Hoyt, mostrando al mundo que el imposible no existe