Una fotografía diaria durante 18 años con un final que nos conmueve a todos