La ingeniosa idea para evitar que las chicas ensucien los espejos con besos