Una reflexión que nos enseña qué momentos deben atesorarse en la vida