Supercampeones: el campo de 18 kilómetros