El Titanic realmente no se hundió por las razones que pensabamos