10 mentiras de nuestra infancia que quizás aún creamos

Por creencia popular o por ignorancia generalizada crecimos con varias mentiras que la ciencia se ha encargado de desmentir, acá te presentamos diez que quizás aún consideres verdaderas, pero te explicamos la verdad detrás de cada una.

 

“Bebe el zumo de naranja recién exprimido si no se perderán todas las vitaminas”.

Se ha logrado comprobar que para que la naranja pierda sus propiedades debes hervir el zumo a más de 120 grados centígrados o pasen más de 24 horas sin ingerirlo.

“No puedes zambullirte al agua hasta después de dos horas de digestión”.

Mitad cierto mitad falso.  Si bien esperar garantiza que no tengas cortes de digestión, otro método totalmente seguro y efectivo es ingresar al agua de manera progresiva, ya que esto se da por el cambio de temperatura repentino en el organismo y no por el paso hacia el estado líquido.

“Nunca te tragues un chicle o se te pegará en el estómago”05 bizco

El estómago tiene la capacidad de absorber y eliminar lo que ingerimos, salvo que sea un producto duro como una moneda o un alimento que contenga bacterias que puedan pegarse a sus paredes.  Con el chicle, el estómago simplemente lo digerirá y expulsará como sucede con todo lo que debe eliminar.

“No veas la televisión tan cerca o quedarás ciego”.

Había una probabilidad de afección visual (no al punto de la ceguera) con los antiguos televisores de cátodos, los cuales proyectaban una luz directamente desde atrás hacia la pantalla y, obviamente, hacia nuestros ojos, esto causa fatiga visual pero no ceguera.  Con los dispositivos actuales (plasma, led, lcd) esto no ocurrirá, si no tendríamos un mundo de ciegos entre las tablets, computadoras, laptops y celulares.

“Si comes zanahorias nunca te fallará la vista”.

Si bien la zanahoria tiene nutrientes muy buenos, como el betacaroteno, basta con comer frutas y verduras para gozar de buena visión, cuéntale a tu mamá si no te gustan las zanahorias.

“Si te afeitas con demasiada frecuencia te crecerá el pelo más duro y grueso”.

No se trata de una depilación, al afeitarte solo cortas la parte visible del vello, lo cual puede darte una sensación de dureza con el vello recién salido, pero déjalo crecer unas horas o un día y verás que sigue siendo tan grueso y duro como el que cortaste.

“Coloca una cucharilla a la botella de champán para mantener las burbujas”.

Lo cierto acá es que si dejas un espacio de aire hacia la boca de la botella igual se perderá el gas, y por lo tanto, las burbujas.  Lo mejor es simplemente colocar un tapón hermético para conservarlo.

“No crujas los huesos de las manos o de adulto padecerás de artritis”.

Personalmente me causa nerviosismo cuando veo a mis amigos tronar los huesos de sus manos.  Sin embargo es bueno saber que esto se debe al líquido sinovial ubicado en las articulaciones, el cual contiene aire, lo que produce un crujido al moverse el aire de lugar, por lo tanto si lo haces puedes seguir molestando a tus amigos, no te dañará los huesos.

“No botes el líquido del yogur, que ahí está todo lo bueno.”

Si no te gusta esa sustancia líquida, no te preocupes, si bien hay proteínas allí es lo mínimo comparado con la esencia.  Eso es resultado del envasado térmico durante la producción.

¡No te pongas bizco que se te torcerán los ojos para siempre!

Algunos creen que si te da un aire (cambio de temperatura) podrías quedarte así, o si lo haces mucho tiempo.  La ciencia ha comprobado que lo que provocarás es un dolor de cabeza sin consecuencias posteriores, esto debido a la postura.

Visto en: ispop.com