15 motivos para justificar por qué adoramos dormir

NOTA SOBRE DORMIRNuestro enemigo número 1, el despertador, ese pequeño aparato sobre nuestra mesa de noche o que viene como aplicación por default en el celular.  Nada más placentero que desconectarlo y dejar la mente y el cuerpo a merced de lo que nuestro cerebro genere durante las horas de sueño, por eso amamos tanto los fines de semana.

Sin duda, todos adoramos dormir, pero hay quienes hacen de ello toda una profesión y se vuelven especialistas en colocación de almohadas, para ellos están dedicados estos 15 factores que seguramente entenderán y compartirán para justificar sus preciadas horas de sueño.

  1. Adoras la comodidad de tu cama, un sofá o cualquier otro lugar que se adapte a tu fisonomía.
  2. Parrandear o dormir, sin duda has rechazado fiestas poniendo mil excusas porque lo único que deseas es… dormir.
  3. Dormir es la mejor manera de calmar el estrés, y usas mejor el cerebro luego de un buen descanso.
  4. Cada siesta es especial, pero ninguna como la de la propia cama. Seguramente tendrás tu colcha o almohada favorita, esa que huele a ti.
  5. El dormitorio del buen dormilón debe estar pintado con colores claros, nada mejor que sea el propio señor Sol quien te despierte, y no ese ruidoso despertador (¡ojalá lo pudiera colocar donde no lo escuche!).
  6. ¿Con tiempo libre? Nada como aprovecharlo en una buena siesta.
  7. Lo mejor de despertar es que siempre recuerdas lo que has soñado, y en ocasiones duermes y continúas donde te quedaste.
  8. El síndrome de culpa ajena. La gente a tu alrededor no comprende cómo no te puedes sentir mal por dormir tanto.
  9. Síndrome de falta de comprensión. Ese te sucede a ti, que no logras comprender cómo la gente puede dormir tan poco, trabajar y aun desvelarse, la cama no es algo que vaya con ellos.
  10. ¿Salir con tu pareja? Antes lo (o la) invitas a dormir una pequeña siesta de media hora (a veces las chicas dejan a sus galanes esperando en la sala viendo… Titanic!!!).
  11. No hay nada más odioso que tener que levantarse temprano, por lo que siempre te toca correr. Sabes perfectamente qué es administrar 5 minutos para bañarte, cambiarte y cepillarte los dientes.
  12. Tu fiel compañera, la almohada, de ella depende realmente que puedas dormir cómodamente, cuando no la lanzas al piso y te olvidas de ella… aunque sea por unas horas.
  13. No dormir el tiempo suficiente es sinónimo de pasar irritado o deambulando todo el día, no hay café que te levante.
  14. ¿Música clásica? ¡Vamos! Se debería de llamar música para dormir y soñar.
  15. Tu vestuario principal para estar en casa es… ¡tu pijama! Y no te preocupa recibir visitas en tu cómodo atuendo, por lo que prefieres las citas fuera de casa (porque además eres tú quien se va y no debes esperar a que el último se despida).

Visto en: upsocl.com