5 pasajes de la Biblia que la Iglesia no quiere que leas

Según la tradición, Dios hizo la luz y le gustó porque era buena. Curiosamente, algunos pasajes de sus “Santos Testamentos” no son precisamente luminosos, ni buenos, ni santos.

A continuación, te presentamos algunos versos de la Biblia que a la Iglesia no le gustaría que leyeras:

1) Desobediencia de Saúl

“Ve ahora y ataca a Amalec, y destruye por completo todo lo que tiene, y no te apiades de él; antes bien, da muerte a hombres y mujeres, a niños y recién nacidos, a bueyes y ovejas, a camellos y asnos”

1 Samuel 15:3


2) Lamento de los cautivos

“Bienaventurado será el que tome y estrelle a tus hijos pequeños contra las rocas”

Salmo 137:9


3) Instrucciones para la mujer cristiana

“Que la mujer aprenda calladamente, con toda obediencia.  Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada. Porque Adán fue creado primero, después Eva”

1 Timoteo 2: 11-13


4) La destrucción de Jerusalén predicha

“Y yo haré en ti lo que no he hecho y lo que no volveré a hacer jamás a causa de todas tus abominaciones. Por eso, los padres se comerán a sus hijos y los hijos se comerán a sus padres; ejecutaré juicios en ti y esparciré cuanto te quede a todos los vientos. Por tanto, ¡vivo yo! –declara el Señor DIOS– que por haber profanado mi santuario con todos tus ídolos detestables y con todas tus abominaciones, yo me retiraré, mi ojo no tendrá piedad, y tampoco perdonaré”

Ezequiel 5:10


5) Jesús da el ejemplo

“Esclavos, sométanse a sus amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos sino también a los que son crueles”.

1 Pedro 2:18

Al parecer, no todo es amor y bondad.

Escrito por: Rita Arosemena Peretz