Connect with us

En la adversidad aprendió que quien te ayuda es porque te ama

Historia

En la adversidad aprendió que quien te ayuda es porque te ama

Una noche puede cambiar tu vida para siempre. María lo sabía mejor que nadie. Un accidente de moto viniendo del trabajo la dejo en el hospital en coma y encima tuvieron que amputarle los dos brazos para salvar su vida.

Su familia se encontraba muy baja de moral anímicamente. Su marido iba todos los días a verla  después del trabajo y pasaba allí la mayoría de las noches, el resto era su hija Blanca quien dormía en el hospital con su madre. No querían dejarla sola porque  no perdían la ilusión de verla al despertarse.

Un día, en mitad de la noche su hija Blanca oyó un leve pitido del monitor. Su actividad cerebral había cambiado, estaba despertando del coma. Rápidamente llamo a los médicos los cuales la atendieron.

Unos días después, más consciente de todo le contaron lo de sus brazos. Ella al encontrarse inmóvil en la cama no lo sabía, pero tarde o temprano acabaría por descubrirlo. María empeoró de nuevo. Cuando creyó que todo había pasado y asimiló que había estado un año entero en coma, tenía que empezar de nuevo a asimilar eso. Sobre todo ella, que podría ser la mujer más independiente que jamás haya existido.

mujer sin brazos

En rehabilitación lo paso muy mal al principio. No se dejaba tocar por nadie, excepto por la enfermera que le había atendido desde el primer momento.

Cuando estuvo más recuperada, volvió a casa, aunque seguía necesitando a su familia para ayudarla. Abrir una puerta, poner la mesa…los necesitaba para todo, y eso la sacaba de quicio. Se sentía inútil.

Su familia, impotentes porque la convivencia en casa era muy mala, la llevaron a un centro de ayuda donde conoció a Julia. Una mujer también sin sus dos brazos, aunque esta fue de nacimiento. Julia le explico que si alguien te ayuda no es por pena, sino porque te quiere, que si alguien hace algo por ti, no es porque lo haga mejor que tú, sino porque es bueno contigo.

Poco a poco María fue cambiando y aceptando su problema. Y lo más importante, aceptó la ayuda de su familia y amigos para tener una vida mejor.

Historia por: Antonio Torrero

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top