El bosque de los suicidas en Japón

Las razones que empujan a una persona a quitarse la vida pueden ser tan complejas que muy difícilmente podríamos comprenderlas. Pareciese que los suicidas van planeando cuidadosamente dentro de sí cómo y dónde harán su acto final. Y, es que, vamos a ser sinceros, todos en algún momento de tristeza o desesperanza hemos pensado en ello.439

Lo curioso de esto es que, a veces, alguien elige el mismo método y lugar que otra persona, y, así, ciertos espacios se van rodeando de un halo misterioso y tétrico por su popularidad como sitio para suicidarse. Es lo que ocurre con el puente Golden Gates de San Francisco en los Estados Unidos, del que se hizo incluso un documental llamado “The Bridge”(El puente) en el 2004 y también el caso de “La Brecha” (The Gap), un acantilado en las costas de Australia.

Uno de los sitios marcados por esta nefasta etiqueta es el “mar de árboles”, mejor conocido Aokigahara. Este bosque se ubica en las faldas del monte Fuji en Japón y es reconocido -fatalmente- por ser uno de los lugares más populares para suicidarse en el mundo, ya que se calcula que entre cincuenta y cien personas se suicidan allí anualmente.

Cartel del bosque de los suicidas

Que sea tan conocido se debe en parte a que el autor del libro, “El completo manual del suicidio”, Wataru Tsurumi, dijo que era “el mejor sitio para morir”. También debido a “Nami no Tou”, la desgraciada historia de dos amantes que el prolífico escritor Seicho Matsumoto escribió en 1960 y a la película “The Forest” que fue lanzada apenas el 8 de enero del 2016. El bosque, además, está cubierto de carteles que instan a las personas a desistir y pedir ayuda. ¿Y tú? ¿Te atreverías a acampar en este bosque?