Cuando se conocieron no imaginaron cómo acabaría su historia

John es un tipo atlético, guapo y que disfruta cada mañana de unas maravillosas vistas desde su loft del neoyorquino barrio de Soho. Los viernes le gusta ir a “Le Room”, un rooftop terrace donde siempre pide un Old Fashioned y se sienta con los amigos. Por supuesto nunca faltan chicas por esa mesa.

Charlotte es una chica bellísima que trabaja para una revista de moda. Tiene que escribir un artículo sobre gustos masculinos el cual lleva muy atrasado. Odia las relaciones y por ende a los hombres, a los que considera unos cínicos incapaces de contar la verdad.
image

Charlotte estaba con una amiga, Tracy. Los amigos de John las invitaron a sentarse mientras filtreaban con ella y con Tracy, excepto John, que se dedicaba a ignorar a las dos chicas. Charlotte se interesó y pensó que quizás podría serle útil para su artículo. John desechó la propuesta ya que según él, ninguna mujer sería capaz de adivinar nunca qué pasaba por su cabeza.

Esto a Charlotte le instó a una apuesta con él, si él la dejaba intentarlo ella acabaría desmontando el fraude que era.

Pasaron los días y literalmente se odiaban, simplemente aguantaban por orgullo y por tener más razón que el otro. Uno de los días, Charlotte no se presentó a la cita, su abuela había fallecido. John la estuvo esperando por más de dos horas, hasta que cansó y se fue. Entrada ya la noche, llamaron a la puerta de Charlotte, era John, con un ramo de flores presentando sus condolencias.

A Charlotte eso le impactó, no sabía que él sería capaz de hacer un gesto así. A partir de ahí cambió la manera de verse el uno al otro. Se reían, se gustaban y en el fondo se querían.

El día de la publicación del artículo, este era totalmente diferente a como John se lo esperaba. Era toda una carta abierta, mostrando los sentimientos de Charlotte. No hubo tiempo para más, corrió a toda prisa hasta su trabajo y la besó en medio de la redacción.

Hoy son una pareja de recién casados que no puede vivir el uno sin el otro.

Historia por: Antonio Torrero