La ciencia explica el “golpe de una pulgada” que Bruce Lee hizo famoso

Durante décadas creímos que se trataba de una cosa típica de películas de acción, pero quién de niño vio películas de Bruce Lee y no jugó a realizar ese golpe fatídico para el rival.  Para empezar, el nombre de “golpe de una pulgada” recibe su nombre precisamente por la corta distancia en que se realiza, dejando un espacio muy corto con el cuerpo del contrincante para poder derrotarlo.

Por fin la ciencia se decidió a investigarlo, fue precisamente la investigadora de la Universidad de Stanford, Jessica Rose, quien decidió evaluar a detalle la impresionante pegada.  El golpe se da en tan solo milisegundos de tiempo, pero un análisis exhaustivo denota que no utiliza únicamente la mano para propinarlo, sino se sirve de toda la energía corporal posible, desde sus piernas y rodillas, hasta el torso y brazos, para concentrar tal magnitud de poder.

1

Rose afirma que al ver el puño de una pulgada “ves cómo sus piernas se estiran junto con la rápida y explosiva tensión de sus rodillas”.  En una nada de tiempo y a consecuencia de ese movimiento se genera “un rápido giro de sus caderas que avienta el brazo con el dará el puño hacia el frente.  En ese momento la muñeca es impulsada al extenderse el codo, y al dar el golpe la mano es retirada instantáneamente”.  Toda esa concentración de energía se convierte en un golpe fatídico, sin duda.

2

En síntesis, se tensan y energizan muchos de los músculos más fuertes del cuerpo humano, cuya tensión se reduce en un lugar específico.  A ello, la investigadora suma la velocidad, ese nivel de aceleración se convierte en elemento fundamental en el instante de la descarga de fuerza, y no únicamente la velocidad de la muñeca, sino el cúmulo de aceleraciones que se suman al transitar la energía desde las piernas hasta la mano.

3

Todo lo anterior se realiza gracias al cerebro, por lo que no basta tener una agilidad muscular y una fuerza de superhéroe.  Es el cerebro quien debe en menos de un segundo dar todas las órdenes al cuerpo, verificar que no se desperdicie la energía en el camino y mantener la coordinación, trabajo que corresponde a la materia blanca encargada de la sincronización de los movimientos, por lo que sin duda Bruce Lee tenía una capacidad y agilidad mental únicas y que pocos podrían desarrollar.

Visto en: upsocl.com