Su hijo murió en un accidente pero regreso para despedirse

La historia de Regina Andrés se ha encargado de recorrer el mundo y dejar a muchos pensativos de si ocurrió o no. Esta madre de Canadá perdió a su hijo Matthew hace tres años en un accidente de carretera. Pero 3 años después llegó una vista a su casa que jamás se imaginaría.Winterdriving1

Como sucedió la historia de Regina

El 13 de enero del 2012, Regina se encontraba manejando en un día fuerte de invierno, iba con su hijo Matthew de 7 años, mientras conducía iba hablando por celular con una amiga.

Manejar en invierno puede ser todo un reto, las calles se congelan y las ventiscas son muy fuertes.

En una de las curvas pronunciadas, Regina se percató que venía un carro a alta velocidad, ella no logró evadir el vehículo y chocó directamente.

Regina sufrió graves heridas y su hijo Matthew lamentablemente murió en el accidente.

Regina nunca se perdonó lo que sucedió ese día, se olvidó de colocar a Matthew el cinturón de seguridad.

Después de 3 largos años, esta mamá aún sufre y se culpa de la muerte de su hijo, hasta que un día recibió una visita inesperada.

Un día tocaron el timbre de su casa, Regina salió de costumbre y encontró un chico como de 10 años que le dijo las siguientes palabras:

“Mamá, aquí estoy, soy yo…”

“Mama, no te preocupes por lo que sucedió, debes entender que nunca quisiste hacerme daño y ese día hizo mucho frío para nosotros dos, no te culparía nunca por permitir que sucedan los accidentes cuando suceden, no estuvo bien que una conversación por celular resultara aún más importante que mi propia seguridad.

He estado viviendo en la casa de otra familia al otro lado del Canadá, pero decidí que lo mejor sería esperar un poco de tiempo para visitarte, me ha costado mucho trabajo que me creyeran, ahora espero que tú también lo hagas, aunque mi cuerpo no sea el mismo de antes, soy yo, soy Matthew.”aboyknocking

Después de esto, Regina abrazo a su hijo y lloraron juntos, ella acordó con Matthew ir hablar con la familia que lo tenía y adoptarlo, pero al día siguiente al amanecer ya Matthew se había ido.

Regina ha contado esta historia como una experiencia sobrenatural y se siente consolada de haber tenido la oportunidad de despedirse de su hijo.

Fuente:HistoriasPositivas.com