Decidió seguir el negocio de su abuelo, el motivo me dejó impresionado

Roberto vivía en Buenos Aires, aunque su familia era de un pequeño pueblo de Mendoza. Todas las navidades iban allí a pasarlas en familia. No le gustaba mucho ir ya que se reunían en la casa del campo de sus abuelos, que tenían un pequeño viñedo en la zona y él prefería las grandes ciudades para vivir, aunque le encantaba estar rodeado de la familia. Eran una familia grande, por lo que siempre había algo que hacer ya fuese con un primo, un tío o los abuelos.

Un día volviendo de la universidad se encontró a su madre llorando en casa. A su abuelo le había dado un infarto y había fallecido de camino al hospital.

Rápidamente viajaron al pueblo para ayudar a su abuela con el entierro y las demás tareas. Eran unos días tristes en los que todo el mundo sufría una gran consternación ante lo sucedido.

De paseo una tarde por el viñedo encontró un manuscrito bajo unas cajas en la oficina del abuelo. Este era muy meticuloso con su producción, y lo anotaba absolutamente todo. Tanto que de vez en cuando, divagaba y anotaba también sus emociones, por lo que se convertía en una especie de diario.

abuelo y nieto

Comenzó a leer y hubo una frase que le llamó mucho la atención, “…ojalá la familia perdure con el viñedo, porque si algo tan pequeño como una uva ha podido levantar a una familia entera, qué mejor forma de devolverle a la naturaleza lo que ha hecho que seguir cuidándola…”

Roberto se pasó días y días recapacitando sobre eso. No podía estar más de acuerdo con su abuelo y en una de las reuniones que su padre y sus tíos estaban teniendo con el notario para la herencia, decidió interrumpir y presentar un programa de negocio que había preparado para sacar adelante el viñedo.

Todos, sorprendidos, le dejaron un año de prueba, con la condición de venderlo si salía mal el asunto, pero Roberto tenía la fórmula secreta que le había dado su abuelo. Amor, trabajo y gratitud.

Hoy en día su viñedo da unos de los mejores vinos de Argentina, y Roberto sigue al frente del negocio que tanto le ha dado a la familia.

Historia por: Antonio Torrero