Connect with us

Una inundación sacó lo mejor de él

Educativo

Una inundación sacó lo mejor de él

Este año nos fuimos con mi hijo a vivir al campo. Pasamos el invierno, los dos solos, en una antigua casa de campo, a 12 km. de un pueblo de 3000 habitantes. Por suerte encontré una escuela rural muy cerca y en junio lo anote. Solo concurren 5 niños, pero la maestra es muy buena.

En el mes de agosto terribles tormentas azotaron el País. Todos los campos se inundaron y hasta algunas ciudades quedaron bajo el agua. A nosotros nos toco quedar totalmente aislados, estuvimos una semana sin luz, sin teléfono, sin tele, sin compu.

inundacion1Éramos 3 familias en el paraje, ayudándonos entre nosotros como podíamos. No fue  fácil; a veces, a la noche tenía miedo, pero en los momentos de mayor angustia, miraba la foto de mi abuelo y le pedía que me diera su fuerza de luchador.

El problema más grave era que mi hijo estaba perdiendo muchos días de clases, ya que la maestra no podía llegar hasta la escuela. Entonces decidí hacer una escuelita de emergencia  en el living de la  casa.  Todo empezó con un simple taller de arte, pero luego empecé a agregar otras materias. Tenía dos alumnos: mi hijo, de nueve anos, y una nena, que vivía en el campo de al lado, de 8. De paso pude poner en práctica mi teoría Educativa.

Mi método es muy diferente al tradicional. Mi método consiste en  crear situaciones de vida real, y que a partir de ahí surjan los conocimientos. En una de las actividades, los propuse que ellos armaran su propio local comercial. Después yo me disfrazaba de turista y les compraba. Así íbamos cambiando de roles.

Todo se iba dando como un juego, pero con un fin educativo. Así pasamos los días de inundación en el campo. De todo esto aprendí que muchas veces las adversidades nos sirven de alguna forma para evolucionar y para sacar lo mejor de nosotros mismos.

Historia por: Lucrecia Larroca

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top